FOSAS SÉPTICAS

NUEVO CATÁLOGO DE PRODUCTOS AQUÍ.

Una fosa séptica es un artilugio para el tratamiento primario de las aguas residuales domésticas. En ella se realiza la separación y transformación físico-química de la materia orgánica contenida en esas aguas. Se trata de una forma sencilla y barata de tratar las aguas residuales y está indicada (preferentemente) para zonas rurales o residencias situadas en parajes aislados. Sin embargo, el tratamiento no es tan completo como en una estación depuradora de aguas residuales.

Las aguas residuales que no vayan a un sistema de recogida urbano, con alcantarillado y posterior tratamiento municipal, es decir, edificios situados en zonas alejadas de los núcleos urbanos, deben ser tratadas en una fosa para que con el menor flujo del agua, la parte sólida se pueda depositar (cienos), liberando la parte líquida. Una vez hecho eso, determinadas bacterias anaerobias , en este caso sería nuestro MaxZyme que actúa sobre la materia orgánica de las aguas residuales descomponiéndolas en sus componentes inorgánicos (materia inerte), y convirtiendo parte de los sólidos en materia soluble en el agua. Esta descomposición es importante, pues reduce la cantidad de materia orgánica, y en cerca del 40% la demanda biológica de oxígeno que se precisa para este menester, y así el agua puede devolverse a la naturaleza con menor perjuicio para ella. 

La parte sólida restante debe ser retirada cada cierto tiempo (cada uno o dos años) y transportada a un lugar donde pueda ser tratada totalmente.

No hay que confundir este artefacto con el pozo negro, antiguo sistema de recogida de aguas residuales, muy imperfecto y que actualmente está prohibido en muchos países, por su deficiente tratamiento de los residuos. Pero que de igual manera existen en muchos lugares rurales de Chile y que se tratan todavía con cal viva que consiguen en ferreterías donde nosotros distribuimos nuestro MaxZyme.

Previsiones de uso.

El funcionamiento de una fosa es tanto más efectivo cuanto más tiempo permanezcan las aguas usadas en ella, por lo que deben hacerse del mayor tamaño posible.

Existe la posibilidad de acelerar el proceso biológico incorporando MaxZyme, Limpiador Biológico de fosas sépticas para acelerar la digestión aerobia. Es recomendable emplear este artificio en instalaciones grandes, para varias viviendas agrupadas y aisladas de los sistemas de alcantarillado, formando ya una pequeña depuradora siendo vertido desde cada punto de cada casa.

También deben tomarse otras previsiones para ayudar a este fin. Nunca se deben verter químicos a las redes recolectoras de aguas servidas, ya que estos químicos son tóxicos, dañinos para el medio ambiente y en especial que envenenarían las bacterias del MaxZyme.

También es recomendable que las aguas pluviales no caigan a la fosas, sino directamente al terreno, ya que son aguas limpias. Es una buena medida no llevar a la fosa más que las aguas fecales propiamente dichas (las procedentes de los inodoros) así como las que arrastren residuos orgánicos (cocina), y no las demás aguas domésticas (aguas jabonosas de baños y lavabos o de limpieza), que deben llevarse directamente a la zanja o pozo de filtrado, sin necesidad de tratarlas en la fosa, ya que no lleva materia orgánica.

Es conveniente instalar un sistema separador de grasas o cámara de transito a la salida de las aguas de la cocina y antes de la unión de ese conducto con el procedente de los inodoros (mejor cuanto más cerca esté de la vivienda, para evitar la colmatación de los conductos de desagüe) pues la fosa no trata adecuadamente estos productos y para ello es que se recomienda utilizar periódicamente MaxZyme en pocas cantidades para evitar la permeabilización de paredes de drenajes, evitando vaciarlos periódicamente.

De ningún modo debe echarse por cualquiera de los conductos que llevan a la fosa cosas que no sean orgánicas (como pañales, compresas,…) que deberán tirarse a la basura corriente.